viernes, 26 de abril de 2013

Tributo Sinfónico a los Redondos, Un concierto Redondo, Ciudad de Mendoza

Con arreglos y dirección general del músico Mario Esteban, se presentó el espectáculo “Un concierto redondo”, que propone recorrer las mejores canciones de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, desde el Teatro Independencia de la Ciudad de Mendoza, a través del programa Igualdad Cultural.

Participaron del recital el pianista Damián Tepman, una orquesta de cámara compuesta por veinte instrumentistas, el quinteto de cuerdas Yugular y los veinticinco integrantes del ensamble vocal Di Tella, a cargo de Juan Stafforini.

“Un Concierto Redondo” es un tributo sinfónico a una de las más importantes bandas en la historia del rock nacional, liderada por el Indio Solari y Skay Beilinson. Se escucharon temas como “Luzbelito y las sirenas”, “Me matan limón”, “Gualicho”, “Sushi” y “Vencedores vencidos”, en versiones para piano solo, al que luego se le suma un ensamble de cuerdas para interpretar “Juguetes perdidos”, “La gran bestia pop” y “La hija del fletero”. Además, el coro ejecutó los populares “Caña seca y un membrillo”, “Ñam fri fruli fali fru” y “Ji ji ji”.



VIDEOS



UN CONCIERTO REDONDO, TRIBUTO SINFÓNICO

Uno de los principales impulsores del proyecto, Mario Esteban dialogó con Igualdad Cultural. Así, recordó cómo surgió la idea de realizar el espectáculo: “Todo comenzó hace más de diez años, un domingo en que me quedé todo el día en casa tocando el piano. Tenía a mano los cancioneros de Los Redondos y empecé a interpretar los temas. Me gustó tanto el resultado que terminé versionando, una tras otra, ocho de las más conocidas canciones 'ricoteras'. Inmediatamente, las grabé en la computadora y, allí, quedaron como archivos de audio, sin que supiera que tenían algún valor estético superior al de un juego musical de entrecasa”.

Fueron sus amigos y familiares quienes lo impulsaron a publicar aquellos audios en Taringa y, muy pronto, su post alcanzó el primer puesto del ranking del popular sitio de Internet. Luego, en 2010, el material llegó a las manos del productor artístico del Teatro Auditorium de Mar del Plata, Mariano Darritchón, quien lo convocó para realizar el debut sobre el escenario.

Esteban confesó que “ante la idea de convertir los audios en un espectáculo, el primer problema fue la duración, ya que las ocho canciones no eran suficientes para realizar un show completo. Pensando en qué temas elegir, advertí que, tratándose de un teatro de la envergadura del Auditorium, probablemente pudiera contar con coro y orquesta, por lo que llamé a Mar del Plata para preguntar si podía escribir el resto en formato sinfónico-coral. Finalmente, se estrenó en septiembre de 2010, en la Sala Ástor Piazzolla colmada de marplatenses".

Trabajar con clásicos del rock nacional no fue tarea sencilla. En este sentido, Esteban explicó que “hay un gran acento en la utilización de ritmos y armonías alternativas a las usadas por los Redondos en sus temas, pero con un respeto casi obsesivo de las melodías, ya que la mayoría están en el mismo tono en el que fueron compuestas por Beilinson y Solari, con el objetivo de no quitarles ciertos elementos de identidad con los que la gente las reconoce inmediatamente”.

Sin embrago, el estilo elegido para llevar a cabo “Un Concierto Redondo” es diferente y, para el director, “el alejamiento de los géneros y los públicos es el verdadero motivo de este concierto que provoca una idea muy interesante del acercamiento entre el acérrimo defensor del más crudo rock y un lenguaje académico, al que, quizá, nunca frecuentaría. Es decir, nos proponemos acercar al adepto de la música clásica a las bellísimas melodías de Sky y El Indio, y es, en este segundo caso, donde el público se lleva más sorpresas”.

La ciudad de Mendoza, el lugar en el que se montará el espectáculo, es otro motivo de alegría para el arreglador. “Soy mendocino. Partí de la provincia, junto con mi familia, a los 10 años. Formé parte del Coro de Niños de la Universidad Nacional de Cuyo, en aquel momento dirigido por el maestro Coltro. A la salida de los ensayos en la Escuela de Música de la calle Lavalle, más de una vez caminamos con mi abuelo las diez cuadras que van hasta la plaza Independencia. Jamás me imaginé que algún día iba a poder tocar en el escenario y a pasos del arenero, el columpio y el tobogán”.

“Me parece indispensable que el Estado esté atento a tan diversas propuestas artísticas y que las acerque a la gente. Hay personas que estaban absolutamente excluidas de la posibilidad de asistir a este tipo de shows”, señaló Esteban, al tiempo que analizó la experiencia que vivirá a través de Igualdad Cultural: “Saludo con mucho agrado que, en cualquier rincón de nuestro país, alguien pueda 'contactarse con nosotros', mientras tocamos”.



Fuente:

http://www.igualdadcultural.gob.ar/novedades/novedad/numero/2855

http://www.igualdadcultural.gob.ar/agenda/detalle/id/146


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada