lunes, 4 de febrero de 2013

Festival de Villa María 2013, videos

En el primer fin de semana de febrero se desarrolló el Festival de Villa María, con las actuaciones de Peteco Carabajal, Jairo, Chaqueño Palavechino, Luciano Pereyra, Jorge Rojas, entre otros.

A diferencia de Cosquin que ofrece una enorme diversidad de propuestas folcloricas y regionales, de nombres destacados y otros no tanto, Villa María es más compacto en su programación y un poco más abierto hacia otros músicos populares.

 VIDEOS



Festival de Villa María: la celebración ecléctica.Se presentaron artistas tan diversos como Sergio Dalma, Jairo, Pimpinella y el Chaqueño Palavecino.

04.02.2013 | Por Lucas Cruzado

Pocos festivales del país pueden sostener tanta intensidad de principio a fin. El de Villa María -que empezó el viernes con la presentación de Jorge Rojas y Rosana; y que camina por su edición 46°-, es una Caja de Pandora en la que cualquier cosa (grata) puede suceder. Porque los artistas pasan uno atrás de otro casi sin pedir permiso. Y el sábado, la segunda jornada, no fue la excepción: Sergio Dalma, Jairo, Pimpinela y el Chaqueño Palavecino, sacudieron de música a esta bella localidad a unos 180 kilómetros de Córdoba capital.

El festival de Peñas es el perfecto resumen de ese tsunami de festivales que hacen temblar a toda la provincia mediterránea en el mes de enero. Entonces, Villa María, es un cóctel explosivo donde conviven y se tutean -sin prejuicios- casi todos los géneros musicales. Un espectáculo único y ascendente que comparten consagrados y artistas locales Por esto, del microclima de euforia y romanticismo extremo que despertó Sergio Dalma; a la misa criolla del gigante más tierno del folclore nacional, el Chaqueño Palavecino, hubo apenas tres horas en las que Jairo y Pimpinela subieron a las tablas.

La noche del sábado, de luna redonda, tuvo un protagonista exclusivo: el cantautor español Sergio Dalma. Con un repertorio de hits matizados con esa voz que parece arrastrarse por la arena en cada estrofa, Dalma implosionó el anfiteatro Hernán Figueroa Reyes y armó un multitudinario enjambre de voces que lo siguió durante la hora que se extendió su show.

La cosa más bella, Mi historia entre tus dedos y Gloria fueron algunas de las canciones que las 12 mil personas que colmaron las tribunas (más las 5 mil que se quedaron afuera), disfrutaron. Ni hablar cuando el español llamó a Juan Darthés -que hace las veces de anfitrión en el festival junto a Carla Conte- para que cantara junto con él El mundo, una de las cortinas musicales del programa televisivo Dulce Amor.

Consagrado y con la experiencia de pocos, Sergio Dalma logró que volvieran los lentos con el clásico Bailar pegados. Con el escenario ardiente -y el público en un permanente estado de éxtasis emocional- Jairo salió a escena y calmó las aguas con esas canciones que pellizcan el alma. Luego se lució y le puso el moño a su actuación con el emocionante Ave María.

Minutos después, el inoxidable dúo Pimpinela -que está cumpliendo 30 años en la música-, sacó a pasear su eterna guerra de géneros a pura canción y arrancó estribillos, sonrisas y dedos acusadores en casi todas las tribunas. Lucía y Joaquín Galán repasaron su pasado y presente; teatralizaron sus melodías y se metieron el anfiteatro entero en el bolsillo.

Como cierre de jornada y en el medio de este huracán de talentos, el Chaqueño Palavecino asomó con su guitarra pasadas las 2.30 y, a puro folclore, desató una verdadera fiebre festivalera. A esa hora, los bostezos brillaban por su ausencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario