sábado, 12 de marzo de 2011

Exposición fotográfica de Maximiliano Vernazza, El Charly que yo conozco

Centro Cultura Recoleta, marzo 2011

Infinidad de miradas conviven y colisionan sobre Charly García, quizás como ningún otro referente de nuestro rock argentino. De eso nos hemos ocupado y mucho en este blog. En este caso, Maximiliano Vernazza nos ofrece la suya a través de esta colección de murales fotográficos.

Tomando como locación principal su departamento de Coronel Díaz y Santa Fe, aprovechando esa confianza que Charly da a algunos privilegiados para entrar en su casa, sus viajes, y cierta convivencia.

Las fotos exhiben un Charly solo, a veces con naturalidad desentendida de la cámara que lo retrata, generalmente sin hostilidad. Es la calma en el medio del caos. Los conceptos de SNM brotan de las paredes, de sus teclados y guitarras, sus grafitis que cubren toda su casa. No hay provocación en su actitud gráfica, Queda en los observadores comprender o rechazar las imágenes.

Hay algunas que son iconos como su salto al vacío, o emergiendo de una pileta. Otras sociales como su cumpleaños junto al Negro García López –escasa presencia amiga en esta colección-. Están las que retratan a través de su entorno, sus mensajes y conceptos escritos en colores fuertes (amarillo, rojo, negro, plateado). Sentado en su balcón. Y las que hablan de su regreso más formal.

Exposición: El Charly que yo conozco
Desde el 2 al 27 de marzo de 2011
Centro Cultural Recoleta. Espacio central PB 2.
Horarios: Lunes a viernes de 14 a 21 hs.
Sábados, domingos y feriados de 10 a 21 hs
Entrada Gratuita





"El Charly que yo conozco"

Homenaje y agradecimiento: las dos palabras que disparan esta muestra inaugurada el 2 de marzo en el Centro Cultural Recoleta. Quien las expresa es Maximiliano Vernazza el responsable de las fotos que protagonizan "Say no more, El Charly que yo conozco"

Reportero gráfico de la revista Gente desde hace 14 años logró un vínculo especial con Charly García retratándolo en su intimidad y logrando postales impactante de diferentes momentos del genio que nos regaló las mejores canciones del rock nacional. En cada encuentro Charly dejaba a Maxi avanzar y Maxi sabía hasta donde podía guiado por el sentido común. El mismo que le hizo esperar el momento adecuado para mostrar todas estas fotos en una muestra.

El D.N.I de Charly se cuela en una foto: un sextuplicado iniciado en 10 millones, también la foto de su último cumpleaños, el año pasado, al lado del Negro García López, una foto impactante en el balcón de aquel mítico departamento de Cnel. Díaz y Sta. Fe en donde se lo ve semidesnudo al lado de un carrito de supermercado y en el borde de todo. Se asoma en otra foto un decálogo del concepto Say no more cuyos primeros puntos dicen 1) la entrada es gratis, la salida vemos 2) si no sos fan no entres 3) mi capricho es ley 4) la venganza es así. También el baño de Charly fue retratado, en donde se ve una foto de Messi! Y en aerosol las palabras Venganza y Hola!

Una muestra imperdible que se extiende hasta el 27 de marzo en el Centro Cultural Recoleta donde Maxi Vernazza nos permite conocer más al genio, al loco, al sobreviviente, al provocador, al más grande: Charly García.

Susana Fernández Iogha


Exposición: El Charly que yo conozco

"A Charly lo empecé a descubrir allá por el año '97 cuando me tocó hacerle una nota para la revista GENTE, donde trabajo como reportero gráfico desde ese mismo año. Y a partir de ese momento nació una relación de afecto entre ambos, casi sin que nos diéramos cuenta.

Se sabe que García es poco afecto a las fotos, sin embargo, cuando me veía llegar, en cualquier circunstancia, sonreía y ordenaba: ‘El sí, que pase'. Entonces, se armó un código especial entre los dos sin necesidad de que nos pusiéramos de acuerdo. El sabía hasta donde yo llegaba. Y yo sacaba hasta donde el sentido común me indicaba. Siempre nos entendimos perfectamente, hasta el día de hoy. Lo ví en buenas y malas. Lo respeté siempre, como personaje y como persona. Estuve a su lado en momentos más que íntimos como la grabación de Kill Gill en New York, giras, cumpleaños, sus habituales vacaciones en Pinamar y Villa Gesell. Hasta llegué a retratarlo con su consentimiento en el baño de ese bunker que fue su departamento de Coronel Díaz y Santa Fe, algo impensado en el Universo Charly.

Creo que ahora es momento de presentar mi trabajo para que lo conozca el público y sus fans. Son 26 imágenes tamaño 1 metro por 1 metro. Ojalá lo disfruten tanto como yo cuando lo retrataba, a pura adrenalina".

Maximiliano Vernazza
Reportero Gráfico


Acerca de la muestra y del artista

El ojo de Maximiliano Vernazza tiene algo perturbadoramente estimulante, una especie de impiedad, el nervio inocultable de un tipo con una cámara en la mano al que, si le das un metro, te la puso.

Podríamos decir que el ojo de Vernazza no te perdona una vez que te encuentra. Y Maxi encontró a Charly, a uno de los Charlys que forman parte de nuestra vida y que, como todos los charlys, este también será inmortal.

Vernazza nos pone delante de alguien que ya suponemos extinguido, el sujeto de la compulsión en aerosol, say no more y la locura en colores. O mejor, lo pone a él delante de nosotros, lo sujeta, lo desnuda, y lo deja allí, en toda la dimensión de su caos. El Charly de Vernazza es el último Charly maldito y lo que encuentra Vernazza es la caja negra de esa maldición: la encuentra en las manos de su criatura, rastreando impunemente la atrofia del genio, la bruta complexión de un Mozart con artritis. Y la encuentra también, una tarde de sol, o una mañana, en el balcón del departamento de la avenida Coronel Díaz: allí Vernazza, de golpe, queda frente a la descarnada figura que estaba buscando. Un hombre desnudo de toda la desnudez posible, figurando lo que podría ser el paciente en un pabellón psiquiátrico del Estado, con un carrito de supermercado dándole énfasis al sinsentido y con la ciudad que lo erigió rey transcurriendo ahí atrás, amándolo como se ama a los ídolos verdaderos, desde lejos, inadvertida de su dolor y su soledad.

Cuando lo tuvo ahí, Vernazza no pensó en proteger a nadie, sólo pensó en su fotografía. Yo le agradezco esa impiedad.

Alejandro Seselovsky
Periodista

1 comentario: