miércoles, 9 de marzo de 2011

Divididos, vivo aca (2011)

Divididos, ND Ateneo
8 de marzo 2011

Cuando los artistas y su público más fiel van sumando años, discos y una carrera extensa es habitual que cada presentación en vivo sea una combinación de temas nuevos para difundir el último CD grabado junto a sus canciones más populares y conocidas.

Generalmente esto es lo que esperamos sus fans, pero también queda la sospecha que salirse de ese modelo y ponerse a versionar otras canciones que no tuvieron éxito, sería un alto riesgo de ofrecer un show que podría dejar insatisfecho al público.


Sumando a que el vértigo de presentaciones aquí y allá deja poco espacio para improvisar una nueva grilla de temas, lo más seguro es mantener un mismo libreto y repetirlo en cada nueva ciudad que se visita, a riesgo de perder innovación.

Hay que tener mucha personalidad para arriesgar con otra propuesta, actitud que podemos encontrar en Spinetta dentro de los escasos ejemplos. Y también en Divididos.
Amapola del 66 apenas tiene un año, y ha recibido los mejores comentarios. Tuvo su presentación en Tilcara y cuatro show en el Luna Park a lo largo del año pasado, donde se alternó entre la potencia del trío con los matices folclóricos e innumerables invitados. Estaban casi todos los temas más populares, algún cover y muchos del nuevo CD.

En el medio, ofrecieron varias presentaciones en “su casa” de Av. Rivadavia, el Teatro Flores. Así como giras por el interior donde la propuesta fue básicamente la del trío power mucho más pura.

Pensar en una actuación en ND Ateneo, con el mensaje “escucha sentado por un rato”, ya nos hacía prever que nos iban a ofrecer algo distinto y así fue. Una versión de Divididos con mucho contacto con la presentada años atrás en Vivo acá.

Abrieron como trío acústico para versionar sonidos folclóricos, luego canciones más eléctricas, una renovación de invitados, rescatando temas que no hacen en los grandes shows y al fin si sumando algunos clásicos –Aladelta, Paraguay, El 38- y otros nuevos –Mantecoso, Perro punk, Amapola-.

El inicio fue con Mollo en acústica y Arnedo en charango, Catriel en percusión para hacer Villancico del horror. Haciendo cola para nacer sumó un par de bombos y combinando ritmos populares. Con la voz de Mollo en primer plano, y un sonido tan sutil, para una fantástica versión de Vengo del placard del otro.

Desde lo acústico a lo eléctrico se van sucediendo El fantaseo, Un alegre en este infierno, Pepe Lui, Brillo triste de un canchero y Dame un limón.

Desde Santiago, tierra de la que Divididos suele traernos buenos músicos, para interpretar Ortega y Gases y La flor azul (de Mario Arnedo Gallo), a ritmo de chacarera y violín.

El trío retorna como Amor japonés, luego que Arnedo baje a abrazar a una de sus admiradoras que no paraba de fotografiarlo.

Como en Par mil, el lugar define la actitud de ofrecer un sonido más claro y solos sin distorsiones exageradas. No hay sobreactuaciones de Mollo y sus guitarras, pero hay diálogos cómplices con la platea, alguna broma, algún pedido, alguna promesa.

Casi solo Mollo y su guitarra para un poco de Jimmi Hendrix y Little wings.

El saxo de Roberto Petinatto se suma para versionar a Sumo, compartiendo anécdotas que inspiraron a Luca a escribir Virna Lisi Completando la parte principal de la noche con Gol de mujer.

Al ritmo de la batería de Catriel –que hasta acá había moderado su despliegue- y de Salir a asustar comenzaron los bises que trajeron el sonido más potente para completar la muestra de las distintas versiones de Divididos.

Mantecoso y Perro punk fueron parte de los nuevos temas. Lo de siempre es que tanto sonido hace perder la voz de Mollo y toda sutileza musical. A favor, como ese volumen de energía se contagia en el público. Una bandera “del barrio” despliega Mollo sobre el escenario.

La sucesión de El 38 y la voz del público, el duelo ascendente de bajo y batería que anuncia Aladelta y Paraguay -el que comenzó esta historia- es el turno de los clásicos. Para completar la noche con Amapola del 66. Pero uno más había quedado reservado como yapa, con Arnedo en la voz, Avanzando retroceden será la despedida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada